Kitchen sink melodrama: Twinkle, luces brillantes y muerte adolescente.

Twinkle, en vida Lynn Ripley, era algo así como la alternativa británica a las jovencitas pop-chic francesas de la época. Kitchen sink melodrama frente al glamour de caramelo mezclado con languidez y perversidad soft-core de Françoise Hardy o France Gall, cuya eurovisiva y gainsbourgiana  Poupée de cire, poupée de son versionaría en 1965 como Lonely Singing Doll.

El título inglés de este espléndido cover da una idea de lo que Twinkle ofrecía: tristeza, angustia adolescente y una tenebrosidad a la cual el pop suele acercare con espíritu morboso bajo el disfraz de la intrascendencia. Pero en el pop no hay intrascendencia alguna, sino una sinceridad impúdica sublimada, épica confesional en clave.

Como pertenece a la época dorada del single ahí es donde toca buscar, ahí o en recopilatorio Golden Lights, otra estupenda canción de desengaño adolescente que fue luego espantosamente versionada por los Smiths, donde aparecen canciones tan emocionantes como So Sad, la golosina Take me to the dance o esa prueba de personalidad que es su apropiación del estándar country de Skeeter Davies End of the world. Aunque su obra maestra sea el sencillo que contenía Terry por la cara A y The boy of my dreams por la b. La segunda una saltarina melodía de inspiración de amor entusiasta, perfecta contratipo de la primera: una espectral balada sobre la muerte de un muchacho que se adelantó varios meses a la mucho más célebre Leader of the pack de las Shangri-Las’. Pero Terry es todavía más perturbadora que el clásico de las norteamericanas gracias a su ritmo casi monocorde y, sobre todo, al susurro narcótico de la voz de Twinkle, ambos rotos solo durante el estribillo.

En las canciones de Twinkle, que significa destello, el parpadeo de una luz y así son sus canciones, efímeras en mitad de la oscuridad, domina la desilusión, la pérdida progresiva que supone la maduración y la muerte entre ritmos cadenciosos y repetitivos cantados con un hilo de voz, menos dulce e incitante que sus versiones francesas, más rugoso, como si, al fondo tuviese una lágrima o un grito. Angst en píldoras de tres minutos de producción acariciante.

Anuncios

2 pensamientos en “Kitchen sink melodrama: Twinkle, luces brillantes y muerte adolescente.

  1. Me gusta, Adrián. No la conocía a esta chica.
    No recordaba tampoco que tenías esto decorado de color azul. Queda muy bien, muy pulcro y refinado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s