Bowie de Londres. La edad modernista

Publicado en Neville dentro del Especial Bowie: http://nevillescu.com/tag/especial-bowie/

Davie Jones & Lower Third SB 32323 - Copie

Antes del performer de sí mismo, antes del cambiapieles, antes del 21th Century Man parafraseando un disco de King Crimson, antes del glam cósmico estaba David Bowie y un poco antes Davey Jones, en incluso antes ya estaba Davie Jones.

El Bowie del pasado, el que todavía no había mutado en zeitgeist humano, comenzó tocando el saxofón en bandas adolescentes como The Konrads o Riot Squad dirigida por Graham Banney y que grabaría un puñado de sencillos entre el 65 y el 67. Pero donde la mayoría estaban por el entretenimiento, él estaba por la magia. Así que rápidamente decidió que si quería ser aquello que su yo futuro le había contado tenía que ponerse delante de la banda y no perderse entre los músicos de garaje.

Bajo la influencia negroide del Delta pasado por los Rolling Stones, los Pretty Things  y el Merseybeat, Davie Jones  se convierte en el frontman de los King Bees para grabar por fin en un estudio de verdad un single que llevará Liza Jane, adaptación de un viejo espiritual, por una cara y Louie Louie go home, adaptación de un reciente tema de Paul Revere & The Riders, por la otra.Davie Jones & King-Bees SB 235356 - Copie

Esta canibalización de los temas no era nada extraño, sino una práctica habitual que venía a significar que las canciones eran de quien las agarrase en aquel momento. Además eran grupo de directo, grupos de club que se nutrían para sus actuaciones de los éxitos colectivos del momento y que al entrar en el estudio o bien grababan aquello que los managers y productores les decía o bien registraban sus balazos más aplaudidos.

Por desgracia el sencillo no tiene éxito alguno y el grupo se disuelve a la misma velocidad que se fundó. Tras vender Take my tip para ser grabada pro otro músico en el 64, aunque él  ismo la versionará más adelante, Bowie, perdón, Jones, entra como saxo y voz en los Manish Boys, otro grupo de rythim’n’blues a machamartillo.

Con ellos tendrá más suerte, no tanto por la comercialidad del invento como por encontrarse con el productor Shel Talmy, un americano de Chicago nombre fundamental el sonido de los jóvenes 60 británicos al producir nada menso que a los Kinks, a los Who o a los australianos Easybeats entre una cantidad increíble de grupos tocados por su genio para los tres minutos de ritmo, rabia y elegancia.

Fichados por Parlophone The Manish Boys graban un single que en su cara a lleva la blusera I pity the fool y para la b recupera la composición de Jones Take my tip que suena más cool imposible con su órgano hammond, su frase jazzistico y sus líneas de saxo. Un sonido sofisticado donde brilla el Jones /Bowie modernista, fascinado por la cultura de la elegancia y con un sonido que recuperará en el 66 con Good Morning Girl, cara b de un sencillo grabado con The Buzz como banda de apoyo y ya bajo el nombre esotérico de David Bowie. Pero esto no ha pasado todavía.

Muy poco después de este single los Mannish Boys desaparecen una noche para amanecer como en Davy Jones and The Lower Third. (¿Primer signo del Bowie cambiante, líquido y en constante reinterpretación?) Jones/Bowie cambia a todos los músicos y hasta el nombre, pero la producción de Talmy y el sello de Parlophone dan continuidad al lanzamiento anterior.

La realidad, claro, es un poco más prosaica. De nuevo el disco no había tenido ningún éxito con lo que Bowie estaba otra vez sin banda pero con contrato. Por fortuna no tarda en conocer en mitad del burbujeante Londres de 1965 a una banda de Margate, en la época uno de los epicentros de la cultura Mod. Situado en Kent, Margate, como Brighton, era un destino turístico de fin de semana en la costa que en el 64 había saltado a los papeles por una batalla campal entre Mods, de segunda generación, y Rockers colaborando así a la leyenda negra de las subculturas.

The-Manish-Boys-I-Pity-The-Fool-E-98577Con Dennis Taylor a la guitarra, Graham Givens al bajo y Phil Lancaster a la batería, Davy Jones graba el trallazo You’ve Got a Habit of Leaving, en algún punto entre The Who y The Beatles junto a Baby loves that way, con una intro fusilada del maravilloso Tell me de los Rolling Stones. Ambas serían recuperadas y transformadas por Bowie en 2001 para Toy, el disco fantasma del músico filtrado en internet en 2011 cuya idea de base era precisamente la relectura de sus temas primerizos. En cualquier caso las dos formaron parte de las caras b de un par de sencillos del álbum de 2002 Heathen. Pero esto tampoco ha pasado todavía.

El grupo toca pero no vende, con lo que terminan por buscarse nuevo manager  y asociarse a Tony Hatch en la producción. Hatch no tenía tanto pedigrí como Talmy pero a cambio ofrecía insospechadas influencias procedentes del sello Pye donde había escrito, tocado y producido para Petula Clark o el grupo de beat The Searchers.

Bowie, además, muda la piel por fin. Se despide de Davy Jones en principio para evitar la confusión de nombre con uno de los miembros de The Monkees pero seguramente como parte de algún ritual alienígena de renacimiento. Como fuere la sola mención del nombre “David Bowie” activa un sigilo mágico que se mantiene hasta hoy.

Junto al nuevo nombre Bowie y The Lower Third afilan su imagen modernista. El backcombing de David Bowie casi rivaliza con el de Rod “The Mod” Stewart pero su vestuario, impecable, está ya tocado de detalles personales. La música también se concreta en un sencillo que lleva en la cara b And I say to myself, con ecos del rock’n’roll USA de los 50 y en la a el Can’t help thinking about me, convertido por fin en un hit y donde la fuerte influencia de los Who se ve matizada por la voz ya plenamente reconocible y personal de Bowie. También como letrista supone un avance, al presentar una historia oscura y triste sobre un muchacho que debe de abandonar su ciudad por culpa de alguna tragedia que queda en off.

David Bowie and The Lower Third se convierten en uno de los grupos habituales del influyente Marquee, club londinense de referencia que incluso llega pasearlos por París en una gira promocional del local, el Melody Maker les cuela en el 26 de su lista de singles y al fin el nombre David Bowie comienza rebotar por las paredes de la escena pop de mediados de los 60. Entonces la naturaleza cambiante exige los suyo yas socorridas “diferencias irreconciliables” acaban con The Lower Third separándose de su cantante, inclinado ya hacia las corrientes del art-pop.

Para cubrirle en la actuaciones promocionales desde el Marquee se recluta a los efímeros The Buzz con quienes factura su segundo 45 r.p.m. para Pye. Do Anything you say/Good morning girl suena más sucio y rasposo que el anterior, quizás por la falta de engranaje con la banda suplente, quizás porque tiene un algo anticuado en tiempos de la moda del minuto. Bowie todavía no estaba por delante de los movimientos ni tampoco los creaba, solo se adecuaba a ellos y esta vez, aunque las canciones no sean desechables suena a ya oídas.tumblr_miegd1EbWy1rv0suso1_1280

Para su siguiente disco del 66  I Dig Everything / I’m Not Losing Sleep, Tony Hatch les dice a los Buzz donde está la puerta y pone el dinero para unos buenos músicos de sesión que consiguen que las canciones suenen llenas y estilosas, llenas de órgano, flautas, coros, cambio de ritmo y modbeat por todos lados. Infecciosas, pero se estrellaron en ventas igualmente.

Sin casa de discos y definitivamente en solitario Bowie envía una maqueta a Deram, filial de Decca que tenía también distribución en Norteamérica, conteniendo Rubber Band, luego regrabada tanto para su LP homónimo del 67 como en 1969 dentro de la película Love You till Tuesday, uno de los habituales inventos promocionales de la época que son un precedente del videoclip, as u manera.

El tema hace dupla con la melancólica London Boys, formando un single muy distinto de sus trabajos anteriores, tenebroso, depresivo y con ecos de Scott Walker que anuncia al Bowie inminente.

Pese a ser comercializado tanto en Inglaterra como en los USA, donde la cara b la ocupa There is a happy land, por completo anticomercial también, el sencillo vuelve a fracasar. Aunque esto no impide a Deram grabar otro par de temas en el 67 dentro de un single que incluía la extrañísima The Gospel acording to Tony Day en la cara b, y esa excéntrica relectura ácida de su reconocida admiración por el cantante melódico Anthony Newley que es la primera versión de  The laughing gnome. Una conversación psicodélica de ritmo David-Bowie-5635circense entre Bowie y un gnomo que es su propia voz reproducida. El resultado es una canción infantil siniestra y burlona que puede hacer pensar en el Donovan psicodélico o en un Syd Barrett de buen humor.

Bowie ha dejado definitivamente los ritmos vibrantes del modernismo y el beat para ver que puede sacar de la psicodelia, interpretándola a su manera, con una libertad que mira a la vanguardia teatral y al music hall, al cabaret tenebroso y a Europa para convertirse en músico de culto.

En 1967 por fin entra en el estudio nº 2 de Decca para registrar su primer larga duración: David Bowie. Es un disco denso y experimental en tiempo de discos densos y experimentales, una aportación a la psicodelia británica donde lo mismo caben marcianadas como el casi spokenword Please Mr. Gravedigger que impresionantes canciones secretas como el vals Little Bombardier, con un ojo puesto en Kur Weill y otro en ese Jacques Brel al cual admira y versionará en el futuro.

Bowie atraviesa los 60 como un lagarto, deshaciéndose de su piel lentamente, dejándola atrás, preparado para la Odisea espacial de 1969, listo para ser más grande que la vida, que muchas vidas, acelerando el Siglo XX trasmutado en el primer superhéroe del mundo real, llegado desde la sangría entre las dimensiones con un traje de los Inhumanos de Jack Kirby.

 

Anuncios

3 pensamientos en “Bowie de Londres. La edad modernista

  1. A ver si WP me deja decirlo ya: Gracias por haber enriquecido nuestro universo, Jerry Cornelius; que lo pases bien en el siguiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s